1. Un piso pélvico débil es muy común

Una de cada tres mujeres bota orina cuando se ríe, tose o estornuda. ¿Qué nos dice esto? ¡No es nada de lo cual avergonzarse! Muchas veces las mujeres descartan ir al doctor debido a la naturaleza del problema, lo que tal vez explique por qué toma un promedio de 5 años para que una mujer pida ayuda. No sólo es inmensamente común, sino es normalmente fácil de solucionar con ejercicios de piso pélvico. ¡Nadie debiese soportar ese nivel de ansiedad e incomodidad por tanto tiempo!

2. El embarazo, dar a luz y la menopausia no son las únicas causas para un piso pélvico débil

Las mujeres suelen pensar que dar a luz o pasar por la menopausia son las únicas causas reales para un débil control de la vejiga. Esto sólo fomenta la idea de que cualquier otra persona con estos problemas es “anormal”, los que causa un mayor sentimiento de vergüenza. Dentro de la lista de cosas que pueden llevar a tener músculos de piso pélvico más débiles están toser frecuentemente (por ejemplo, debido a una condición médica o a fumar), el estreñimiento e incluso un estado físico pobre en general.

3. Los ejercicios de piso pélvico han existido por miles de años

Los ejercicios de Kegel (como también se les conoce) pueden haberse popularizado a mediados del siglo XX gracias a Arnold Kegel – por eso el nombre – pero en realidad se han practicado por mucho más tiempo.
4. 30% realiza los ejercicios de Kegel incorrectamente
El error más común al intentar hacer ejercicios de Kegel es usar los músculos equivocados. Aunque la fortaleza de los músculos pélvicos está relacionada a la fortaleza abdominal, la gente suele confundirse. Es importante poder encontrar una posición cómoda donde eres capaz de aislar tu piso pélvico, de manera que no termines contrayendo los abdominales, el trasero o los muslos en cambio.

5. Es posible medir tu progreso

Como con cualquier objetivo, debieras medir tu progreso en periodos regulares; esto te ayuda a saber que estás haciendo tus ejercicios de manera correcta y segura. Elvie Trainer no sólo te ayuda a encontrar la rutina apropiada para tu cuerpo sino también te da la confianza de que estás mejorando al entregarte biofeedback. El ejercicio se trata de frecuencia y seguridad, independiente de qué músculos entrenes.
Elvie Trainer es un pequeño dispositivo que te insertas tal como un tampón. Éste se enlaza a una app, la que te guía por entretenidas rutinas de cinco minutos para el piso pélvico. Él incluso mantendrá seguimiento de tus resultados para que nunca pierdas la motivación. ¡Puedes ver resultados en tan sólo pocas semanas!